Gaudí

    Gaudí

    Antoni Gaudí nació el 25 de junio de 1852. Un arquitecto español y el máximo representante del modernismo catalán. Tenía una imaginación única y un estilo personal que inspiró a muchos otros arquitectos creando un estilo propio que hoy en día aún se sigue venerando y apreciando no solo por los catalanes sino por visitantes que llegan de todas partes del mundo.

    Fue un maestro de la geometría y el volumen que combinaba con creatividad e ingenio, ya que sus edificios no solo eran obras de arte sino que también eran funcionales. Creaba sistemas de ventilación, luz y electricidad útiles y avanzados para su época. Utilizaba elementos de todo tipo siendo los más comunes la cerámica, el vidrio, las forjas de hierro, la madera…etc. Fue pionero en la técnica “trencadís” que crea un mosaico con fragmentos de cerámica unidos con argamasa. Pese a ser el máximo representante del modernismo catalán sus inicios fueron neogóticos y orientales hasta desembocar en el modernismo dentro del cual creó su propio estilo caracterizado por los elementos de la naturaleza que incluían muchos elementos geométricos.

    Su estilo es tradicional e innovado ya que en sus obras se aprecian los conocimientos de toda una vida de estudio arquitectónico, los distintos estilos y la evolución del suyo personal.

    Su primer trabajo fueron las farolas de la Plaza Real y la Cooperativa Obrera Mataronense. Después, hizo su primera gran obra, la Casa Vicens. Fue aquí cuando empezó a hacerse notar y poco a poco eran más los que contactaban con él para contarle sus proyectos. Una vitrina expuesta en la Expo de París de 1878 llamó la atención de Eusebi Güell, cuya amistad dio fruto a grandes obras como el Park Guell.

    En el año 1883 se involucró en el proyecto del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia. Creó un proyecto que aun hoy se sigue construyendo. A partir de ese momento dedicó gran parte de su tiempo a este proyecto, combinándolo con algunos otros para los que contaba con un equipo de expertos arquitectos.

    La creación del Palacio Episcopal de Astorga y la Casa de Botines en León amplió su fama por otras zonas del país. Tená un carácter conservador y religioso caracterizado por el fuerte sentimiento de defensa de la identidad catalana.

    Entre los años 1904 y 1910 crea la Casa Batlló y la Casa Milà, conocida popularmente como La Pedrera, se trata de dos de sus mayores obras situadas en pleno corazón de la ciudad en una de las calles más importantes: Paseo de Gracia, y declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

    Gaudí vivió en diferentes partes de Barcelona durante su vida, el barrio gótico, l’Eixample y finalmente en la una casa en el Park Güell construida por Francesc Berenguer en la que pasó los últimos años de su vida, en los que se entregó al cien por cien en la construcción de la Sagrada Familia hasta fallecer en el año 1926.