Carmen en los Medios

Carmen Amaya la "Bailaora" de Flamenco de Barcelona UNIVERSAL Pobre Carmen Amaya! Ella se había recluido en su casita de Bagur, obedeciendo al doctor Puigvert. - Un reposo absoluto, Carmen. Ante el eminente urólogo la famosa “estrella” había ofrecido un postrer recital en la Costa Brava. -¡Es mi vida, doctor! Bailó para un gripo de amigos; quizás la bailarina presentía algo. Las mismas guitarras que acompañaron a la Amaya, lucen crespones negros. Viéndola bailar últimamente en nuestro Teatro Barcelona, una señora, dirigiéndose a su esposo, comentó: “Es la única mujer que puede lucir unos pantalones”. Carmen Amaya ha sido única.…
Buenos Aires ha rendido homenaje a la memoria de la bailaora de flamenco Carmen Amaya – La Vanguardia Española, martes 22 de noviembre de 1966 - Una placa de bronce perpetúa el recuerdo de la gran bailarina en la avenida de Mayo, cruce con Salta. Buenos Aires, 21. – Una placa de bronce en memoria de la bailaora de flamenco Carmen Amaya ha sido descubierta hoy en esta cuidad en presencia de los representantes de la colectividad española, de la familia artística argentina y de las autoridades locales. De esta manera queda plasmado el tributo que la cuidad porteña ha…
La Flamenca de Barcelona Carmen Amaya buscaba en Somorrostro las huellas de su niñez Corría el año 1951 cuando en ocasión de actuar Carmen Amaya en Barcelona me pareció oportuno desmentir la versión, entonces tan propagada, de que había venido al mundo en el Sacro Monte granadino. -          Soy catalana, nacida en la playa del Somorrostro – especifico Carmen. -          ¿Y porque no vamos un día a ver tu casa natal? – le propuse. Se declaró de acuerdo. Añadió que muchas veces le había pasado por la cabeza el hacerlo pero que siempre la detenía una extraña aprensión. Resultado, que desde que…
El arte de la célebre bailaora de Flamenco de Barcelona Carmen Amaya El arte de Carmen Amaya fue único y de difícil imitación. Tenía además de su portentoso atractivo coreográfico, lo que más se valora, lo intuitivo, lo natural, lo que sale de las celdillas del corazón y del sentimiento, sin las cortapisas y los frenos que impone a las ideas, muchas veces el academicismo. Fue una autodidacta de su propio quehacer artístico. Para el público, en general, no era fácil juzgar a Carmen Amaya en todo su verdadero y estricto valor. El arte puro y gitano es muy difícil…